Fin de semana en Valladolid

Nos hemos desplazado a la provincia de Valladolid para asistir a la feria de turismos INTUR,

Fuente Valladolid

al llegar a esta ciudad lo que mas nos llamo la atención fue su ordenamiento urbanístico , números puentes nos reciben para movernos para cruzar la ciudad o llegar al nucleo urbano. Al pasear por ella ,nos encontramos con una exposición de Miro justo al lado del piso donde nos alojábamos y según fuimos avanzando nos sorprendieron fuentes con esculturas y diseños muy llamativos, edificios de piedra, iglesias, edificios militares y esculturas de diferentes autores pero sobre todo de Oteiza, yo no conocía ni siquiera la existencia de este artista pero la explicación de su obra ( para mi bastante difícila primera vista) me abrió todo un torrente intelectual de apreciaciones espaciales que yo no contemplaba en mis abstracciones, resumiendo, su obra no es tan solo el material que la conforma y la forma si no también el espacio que la delimita. Tenemos que agradecer a nuestro a nuestro anfitrión Roberto Rubio arquitecto de profesión el poder llegar a disfrutar en su totalidad de esta ciudad y de las obras arquitectónicas y artísticas que la compone.

Tras el recorrido cultural comenzó el gastronómico ; nos pusimos a la faena degustando “ huevo del fraile”, c reo que muy famoso ,aunque se trata de un huevo cocido rebozado por una masa de besamel y pan rallado. Una croqueta.La sorpresa llego cuando llegamos a un lugar llamado La Cárcaba donde probé una tosta que denominan “ castellana” a primera vista su composición de morcilla, picadillo y cebolla me hacía pensar en densidades gustativas apabullantes ,nada mas lejos de la realidad, una finura de matices enmarcados en un ligerísimo efluvio de morcilla remataban la textura de la cebolla caramelizada y el pan castellano muy crujiente, me deleito y me sorprendió el binomio de mesura en los matices e intensidad en el conjunto. Regando este pincho con un par de cañas salimos del bar para ir al encuentro del siguiente llamado El Jero donde la variedad de pinchos parecía aumentar, a modo de prueba yo opte por uno denominado ZAPATERO ( quizás por la resaca electoral que aun castigaba mi subconsciente ) , estaba compuesto por una base de salmón,recubierto de ventrisca de bonito de primerísima calidad y todo ello en un continente de lo que intuí queso de cabra ,besamel y quizás algo de pimiento, esta vez no me sorprendí tanto ,por que como yo sospechaba el sabor del salmón apodero al de la ventrisca que solo aportada cuerpo y textura al pincho.

Para finalizar nuestra visita, tomamos una copas en el Carusso , nuestro guía me recomendó un Gin Tonic , lo pedí sin pretensiones , simplemente Tonica Sueps Y beefitert, la camarera lo preparo aromatizando el vaso con piel de limón y lima , la cantidad de Ginebra fue la precisa, y en el amalgama sensaciones al paladar casi no se percibía ,el aroma de la lima y el limón le daba un toque exquisito casi hermando con recuerdos mentolados, en resumen , bien preparado , bien proporcionado y bien presentado, un sobresaliente para un Gin tonic que refrescaba, satisfacía al gusto y no cansaba, asi que como no, hubo un segundo.
Finalmente nos fuimos dirigiendo al piso de nuestro amigo atravesando la embozados entre bufandas y gorros, pues hacia un frio que pelaba.

Resumiendo, el nivel cultural de la ciudad y su arquitectura me sorprendió gratamente, su gastronomía y sus locales de ocio me aportaron elementos con los que sorprenderme el la zona de copas abundan los bares de todo tipo con terraza para dar calor y cobijo a los irredentos fumadores que apuraban sus cigarrillos.

Recomendaciones: Para exprimir todo el potencial turístico de la ciudad os recomiendo que , o bien llevéis preparada una guía de lugares a los que visitar después de leeros la historia artística y urbanística de la ciudad o contratéis rutas culturas por la ciudad, por que hay muchos emplazamientos que no son nada obvios para el visitante que simplemente da una vuelta esperando a ver lo que le ofrece la ciudad.

Valladolid no es una ciudad muy cara, dependiendo claro esta la zona en la que estéis, en las zonas mas VIP ni entre, no hace falta, tenéis un amplísima gama de bares y restaurantes de todo tipo a precios mas o menos asequibles para que os hagáis una idea una ronda de tres cañas y tres pinchos unos 12 euros , el gin tonic unos seis.

P.R.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

top